Noticia

CARRAL: Los Molinos de Batán y El Monte Xalo

Carral es un municipio situado en la comarca de A Coruña, separado tan sólo 18 km. de esta. El municipio está atravesado por el río Barcés que forma el Val de Barcia a los pies del monte Xalo. De su gastronomía destaca el pan, conocido como pan de Carral.

 

MOLINOS DE BATÁN (CARRAL)

 

Muy cerca de la iglesia de Santa Baia, se localizan esta serie de “muíños” o molinos de agua, los cuales fueron movidos por las aguas del río Batán.

 

Hoy día día se hayan recuperados pasando a formar parte de una ruta que la diputación ha llamado “a Ruta da Pedra e da Auga”, la cual está formada por una serie de conjuntos de molinos diseminados dentro de los concellos de Meis, Meaño o Ribadumia. Forman parte de esta ruta molinos como los de Simes, Lores, Dena, los de Barrantes, los de Serén … Además, sus entornos han sido acondicionados con paseos, merenderos, papeleras, y paneles informativos.

 

Muiño de Arriba, de Abaixo, de Bemposta, son algunos de los nombres que los molinos reciben y que se encuentran perfectamente señalizados. El corto sendero comienza en la carretera con un lavadero que seguramente nunca perdió su uso y por ello no conserva la característica constructiva de los viejos molinos. Justo en frente nos recibirá una fuente de agua limpia y cristalina. Seguimos el camino y veremos un conjunto de cuatro molinos los cuales captan las aguas del arroyo por medio de una compleja red de presas y canalizaciones. Algunos han sido recuperados incluso hasta sus maquinarias y a otros se les puede apreciar su reformado interior. El agua del arroyo sirve para después regar los campos que limitan con los molinos y cuyas aguas se dispersan por la planicie.

 

MONTE XALO (CARRAL - CERCEDA – CULLEREDO)

 

El monte Xalo, situado en los límites de los ayuntamientos de Culleredo, Carral, Cerceda y A Laracha, es una de las cumbres más altas de la zona litoral coruñesa, con una altitud de 514 metros sobre el nivel del mar.

 

Estuvo habitado desde tiempos inmemorables, como así lo atestiguan los diversos restos megalíticos que abundan en la zona: Monte Anxelio; Alto de Penas Negras; Castelo do Xalo; Castelo de Veiga; o la PEDRA MAZAFACHA. Piedra de culto a los dioses, en ella se realizaban rituales para protegerse de los temporales del atlántico. Cuenta la LEYENDA que en la noche del solsticio de verano se juntaba en ella las brujas de la zona y hacían un aquelarre para decidir, qué tiempo iba a hacer en los valles de los alrededores.

 

En el Monte Xalo nos podemos encontrar numerosos bloques graníticos (penas, peñas, peneiras, ...), que fueron bautizadas con curiosos nombres de fuerte significación mítica cómo: Pedra do Tesouro, Pedra da Cadea de Ouro, Pedra Laxeira, Porta do Inferno.... Esos altares gallegos rupestres, llamados “Outeiros”, usualmente bajo la advocación de un abogoso santo, son, con miles de años de continuado uso, desde lo Neolítico, pasando por la Edad del Bronce, la Edad del Hierro y la Edad Media, lugares sacrosantos que nos protegen a los gallegos aun hoy en día.

 

SUSCRÍBETE

Obtenga nuestras ofertas actualizadas, descuentos y mucho más